dilluns, 19 de maig de 2014

Notas a mi libro de versos "Ulisses en el fang".


La platja d’Argelès

La lluita a mort per un bocí de pa.
En la playa de Argelès estuve los seis primeros días comiendo sólo pan.. en cantidad insuficiente! La administración francesa hacía lo que podía, pero poco se puede en el desorden. A veces los camiones llenos de pan eran asaltados, o repartidoslos panes en medio de cargas, o echados de lo alto del camión a la multitud hambrienta.
.
No sembla això la terra dels francesos
De la tierra de los franceses teníayo un grato recuerdo. Cuatro días en París, de paso para Londres, el año 1926, cuando el franco valía catorce céntimos de peseta. El año 1920, una excursión de nueve días por el Pirineo terminada en Andorra y la Cerdanya francesa. El año 1935, una excursión en automóvil desde Puigcerdà y Bourg-Madame a Font-Romeu, Mont-Louis y los lagos al pie del pico de Carlit. Ahora, detenido dos noches y un día en un vagón de mercancías en Cerbère; un día de marcha –treinta kilómetros hacia Banyuls-, Port Vendres, Collioure y Argelès; y el desembocar en la playa, à la belle étoile, una noche de febrero. En vez de repartir propinas, aguantar cargas. En vez de “Merci, monsieur!”, el “allez, hpo!”. En vez de la inclinación de los camareros, el gesto huraño e inquieto de gendarmes y guardias móviles.
.
“Rara visió se m’ha quedat a dins”.
Tras de los ojos que vi, a causa del estupor, no hay un (…). Yo gozaba el espectáculo de los “spahis” evolucionando sobre sus briosos corceles, y viendo su pintoresca vestimenta me acordaba de cuando, siendo niño, yo recortaba soldados de papel y de caballería y los pegaba sobre cartulina. Yo iba a la escuela en aquella lejana época, pero aún recuerdo que el día de la noticia de la toma del Gurugú hicimos fiesta.
.
Unes dents blanques de senegalesos.
Los soldados senegaleses sonreían. Parecían sonreír aun los cadáveres de unos pobres soldados senegaleses que aparecieron en la playa.
.
I potes de cavalls dels argelins.
Un día un caballo me hizo caer, sin más consecuencias que una leve contusión y la pérdida de un zapato. Primera avería de los lentes.
......
Al meu fillet Jordi.
.
Jordi patordi que fa temps que et miro,
.
Quan jo era petit, els nanos del meu carrer em cantaven:
Jaume pataume,
Cul de simbomba,
Cresta de gall,
Puja-li a cavall
I els meus germans em deien Jaume pataume. Ara ho han après de dir els meus fills… En revenja, jo li deia al meu fill Jordi patordi.
......
“Al poeta més gran del món”
Aun humorístico, ese título podría parecer pretencioso. Pero es que la barraca 78 del Campo de Bram, el dibujante Helios Gómez era el mejor poeta del mundo; el comandante de aviación Nicomedes Calvo, mutilado de una pierna, era el más bizarro militar y el aviador más grande del mundo; el fiscal Juan Nieto, el más elocuente abogado del mundo; yo, naturalmente, el poeta más grande del mundo.
.
“Passes els dies estirat a terra”.
Mezcla de dolor reumático, debilidad cardíaca y dolce far niente. A la situación en que entonces nos encontrábamos, a la situación en que se encontraba él correspondíamos con la posición de los brutos.
.
“De versos i cançons ets un potpourri”
En las largas veladas, más o menos literarias y más o menos musicales, también yo constituía mi número. No sólo me sabía muchos versos de memoria sino que pude reconstruir …de … largo tiempo olvidados. En la parte musical también había colaborado … a título de “augusto”. Cantaba como un grillo, bailaba como un oso, imitaba estrellas en la oscuridad. Mi repertorio recordaba el de la Raquel Meller, el de la F… o el de la N… A mí me recordaba mi primera juventud. Joven aún, dejé de frecuentar los espectáculos: ¡Ahora me doy cuenta, aquí, que he sido toda la vida demasiado serio! No hay que tomarse la vida en serio. ¡Por lo que vale la vida!
.
“O caus a terra o t’alces cap al cel”
Alusión a mi endocarditis y a mi idealismo. La desproporción entre los medios y los fines. El sabio que tropieza con las piedras o la tierra, mirando al cielo.
El gusano y la tierra. Los eternos molinos de viento y el cuerpo molido de Don Quijote.
.
“De prosa i poesia tu t’afartes”
El prosaísmo no está aquí fuera de lugar. Otros atrevimientos de lenguaje (y detalles de mal gusto: “fas els versos com si fossin pets”) quedan justificados entre hombres en un campo de concentración. Toda esa sensibilidad poco sensible…¡ya está bien para un refugiado!

Al marinero gallego Francisco Callón
.
“Mascota que proteges la barraca”
El marinero Cayón –que no hablaba el castellano, ni el inglés, ni el gallego- era la alegría personificada. Se dedicaba a lavar ropa. Si algunos, más o menos enfermos, necesitaban que se la lavasen, pero no tenían francos, también se la lavaba.
.
“Por tu optimismo nadie aquí la diña”
Habían muerto en nuestro mismo “Quartier D”, pero en otras barracas o en la enfermería, Farelo, abogado, y Ortega, alto funcionario de Correos.
En nuestra Barraca 78 no murió nadie.
.
“Y mantengamos entre fango y caca”
Nuestra barraca se hallaba contigua a las alambradas del paseo central, por donde paseábamos solo los domingos por la tarde, y había otro paseo interior del “quartier”, lleno de fango, el más concurrido, porque en casi todas las calles de barracas dificultaban el paseo unas zanjas abiertas al principio de la guerra, especies de refugio muy primario contra posibles bombardeos.
Al otro lado de la barraca estaba uno de los dos “tranvías” del quartier.
El “tranvía” llamado también el “parloir” era nuestro “water”. Una especie de catafalco, sin techo, sin paredes, al aire libre.
……………………………
A José Rodríguez, Jefe de la cocina
.
“A menudo penetro en tus dominios”
Con mi brazal de jefe de barraca –el brazal de jefe de barraca es de color azul celeste, algo así como un distintivo de congregante en alguna procesión, y el de jefe de grupo es de color morado- yo gozaba de cierta libertad… pero del lado acá de las alambradas del campo!. Los tristes mortales que abominan de toda jerarquía, tenían que ir siempre, aun de quartier a quartier, acompañados de un soldado o de un gendarme o de un guardia móvil, y formados “par trois”!.
.
“Me voy al otro extremo del quartier”
Los diez “quartier” –de la letra A a la letra H- tienen veinte barracas cada uno: diez y siete destinadas a “dormitorio” –éramos, pues, mil setecientos hombres en cada “quartier”-, la barraca donde está la cocina y dos “tranvías”.
A un extremo del quartier estaba la cocina; al extremo opuesto, el “parloir”.
La boca y el ano, como si dijéramos!.
......
Al doctor Mas Robles, médico de la enfermería.
.
“Y a veces examinas mi herido corazón”
Este verso está hecho antes de que yo pasara por la enfermería. Junto a las tres salas de enfermos, está el dispensario. Con el Dr. Mas Robles (ahora en la au..) ya nos conocíamos. Haciendo tertulia me ofrecía un cigarrillo, pero luego retiraba la mano: “No; que usted no debe fumar!”.
El día que me llevaron a la enfermería, no me preguntó nada absolutamente. Ya sabía lo que tenía!. Me hablaba sólo de mis versos.
Sólo me habló de mi enfermedad cuando estuve bueno. Me despidió con una sonrisa y me dio consejos, me hizo advertencias –lo malo no es morirse. Lo malo es quedarse inválido!.
.
Mas los piojos no nos pueden matar”.
En cada barraca hay 62 huecos. Ahora sólo hay un hombre en cada hueco, de 80 centímetros de ancho. Pero al principio dormían dos hombres en cada uno de los huecos. De los cien hombres de cada barraca, los cinco jefes de grupos y los enfermos tenían derecho a ocupar por completo uno de los departamentos.
.
“Con farolillos a la veneciana”
Mis versos tienen gracia –si es que la tienen- o sentido únicamente para los iniciados. Por eso voy a poner notas. No es que en la enfermería hubiese farolillos. Había luz eléctrica!
El fiscal Nieto, un día que él y yo nos fuimos a la enfermería huyendo del frío, llamó “farolillos a la veneciana” a una especie de morriones o jaulas –los enfermos estaban en el brazo en alto- que encierran la mano, y los panadizos se curan solos!. Enyesado el antebrazo, la mano enjaulada, el aislamiento y la quietud activan de agente terapéutico.


Al pintor Francesc Oliva, que em feia caricatures
.
“Ets actor i escriptor i un tasta-olletes”
Todo este verso es quizá un poco duro: ¡es que me peleé con el pintor! Pero desapasionadamente digo que él se manifestaba un pretencioso enciclopédico. No me ofendía por sus dibujos hechos con lápices de colores y hechos con gracia, aunque a veces la gracia la hacen las caricaturas a todo el mundo menos al caricaturizado. La mejor de estas caricaturas la conservé y luego la mandé a mi prima de Chile a falta de retrato. Recuerdo que una me presentaba tocando la vihuela y rodeado de ranas que armonizaban mi melodía. La caricatura hasta encerraba sus alusiones “políticas”. En una votación para elegir jefe de barraca hubo dos candidatos: el pintor y yo. Hasta que fue retirada la candidatura de ambos para evitar conflictos de “orden público”.
Un cartelón en la caricatura aludía al partido “ranístico”, partido contrario al que yo “acaudillaba”. Un día, en que yo recitaba un verso de Rubén Darío, los amigos del pintor se pusieron a interrumpirme emitiendo gritos “haciendo la rana”.
El verso de Rubén que yo recitaba no era la sonatina que empieza “La princesa está triste”, sonatina a la cual, en la barraca 65 se puso música, y la cantábamos al final de las emisiones de “Radio Barraca”, como himno o sonata de emisora “D-65”. Un día me hizo una broma casi oficial: un apócrifo del comandante para hacer un festival ponía como condición que en el programa no figurara “La princesa está triste”.
.
“Tot ho critiques i no alabes res
El motivo de la hostilidad del pintor era la envidia que me tenía por los elogios desmesurados que a veces me hacía el Dr. Ruiz … ¡Y las planchas que se… el envidioso por ser bastante sordo!
.
“Tens encara el posat d’un trinxeraire”
Mi verso es una glosa de las aventuras, una pintura de la vida del pintor, que en su infancia habrá sido efectivamente en Barcelona “un trinxeraire (1) del port”.
¡Quedo vengado de sus alusiones!
.
(1) GEC: m i f Adolescent desemparat que va vagabundejant pels carrers.
Persona de la classe baixa, sense ofici ni benefici.
........
“A Alfredo Huertas, intérpetre del Quartier”.
.
“O me nombráis “poeta” del “quartier”
Había destinos, enchufes, casi imaginarios. ¡Bien podía ser yo el cantor de nuestras glorias! Junto a los que vacían las “tinettes” (1), al lado de los que recogen la basura, entre los que van a buscar agua a la fuente con unas enormes “lessiveuses” (2), o con los peladores de patatas bien podía ponerme yo.
¡La poesía al servicio del pueblo!
(1) Recipient per a traslladar les restes fecals.
(2) Aparell on es posa la roba per a tirar-hi el lleixiu.
.......
.
Aquí acaba la transcripció del manuscrit del meu avi Jaume Grau Casas. Només el primer poema es va publicar a Xile, a la pàgina 15 de "Germanor", la revista mensual de la col.lectivitat catalana, l'octubre del 1939. La resta, que jo sàpiga, és inèdita. Com heu pogut veure els qui ja ho hàgiu llegit o podreu veure els qui ho llegireu, és un poemari en clau de crònica de la realitat dels camps de concentració francesos per què va passar entre el 39 i el 41. També resta inèdita la prosa, l'espècie de dietari que hi va escriure fins al 1944.
Serveixi aquest primer meu esforç per retre-li un petit homenatge a ell, un home que va marxar a l'exili als 43 anys i en va tornar als 52, malalt, per a morir a València el 1950: és enterrat al Cementiri General de la ciutat. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada