dimarts, 20 de maig de 2014

70.- A Tomás Verdal, joven escritor y dramaturgo. .

¡Joven, y eres fecundo! Facundia y abundancia
serán los distintivos de tu joven blasón:
posees de los jóvenes la suprema arrogancia,
tienes la acometida de un nervudo león.
Tu pluma corre impávida y veloz por el desierto
de las blancas cuartillas que riegas cual vergel;
a todos los ensueños del mundo estás despierto;
a toda idea noble tú te conservas fiel.
Exaltas y defiendes “La sangre de los justos”
y es una barricada tu “Blindado vagón”.
Tienes trágicos gestos, tienes ceños adustos,
para todos los gritos encuentras ocasión.
Eres, con muy profunda vocación, dramaturgo;
has escrito “Los presos del Manuel Arnús” (1);
te adorna la severa sobriedad de un Licurgo (2),
¡y serías apóstol de algún nuevo Jesús!
.
(1) Barco. Se encontraba atracado en Barcelona al iniciarse la contienda, zarpando para La Habana el 18 de septiembre y finalizando su recorrido en La Habana el 5 de octubre. En este puerto desertaron todos sus Oficiales los cuales se pasaron a la zona nacional. Ante esta situación el buque fue internado. La colonia española de Cuba hizo todo lo posible para la recuperación del buque y una colecta superior a los 100.000 dólares, pero las gestiones judiciales efectuadas por los propietarios del buque nunca tuvieron éxito. Con la anuencia del Gobierno de aquel país zarpó para Veracruz el 27 de mayo de 1938, quedando bajo custodia del Gobierno mejicano. Finalmente fue cedido a los EE.UU. y éste lo echó a pique en unos ejercicios de bombardeo aéreo el 26 de octubre de 1946. Otro magnífico buque perdía la Marina Mercante española. (http://mgar.net/cte/cte_gciv.htm)
(2) Estadista ateniense y orador ático.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada