dimarts, 20 de maig de 2014

64. A José Rodríguez, jefe de la cocina.


.
A menudo penetro en tus dominios
y muestro mi interés por tu salud,
y, como adivinando mis designios,
tu faz muestra extrañeza o inquietud!
Mas sin tardar, para tranquilizarte,
digo: “No hay nada de particular…
sino que el rancho de hoy –murmuro aparte-
casi lo hemos tenido que tirar”.
Tú me sonríes y con disimulo
la mano metes en algún rincón:
que me vas a dar algo yo calculo
y me entregas de pan una ración…
Con el abrigo al viento, no abrochado,
me voy al otro extremo del “quartier”…
Cuando salgo se piensan que he… evacuado,
mas que he hecho lo contrario yo me sé!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada