dimarts, 20 de maig de 2014

62. Al comandante de aviación Nicomedes Calvo, mutilado de una pierna.


.
Para ti que has volado a cuatrocientos
y has ascendido a más de trece mil,
el correr y el saltar sólo son cuentos
y el andar una hazaña de reptil.
Corres y saltas con tu sola pierna,
una muleta esgrimes y peleas,
a la distancia tu querer gobierna,
sigues capaz de grandes odiseas!
Si aún son así tus veinticuatro años
a pesar de tu cuerpo mutilado,
¿es que en tu ágil juventud has osado
seguir de las estrellas los rebaños?
“¡Vive Dios!” siempre exclama tu ironía.
“¡Vive Dios!”, blasfemando, yo repito.
Tal vida para ti es una agonía
y no vale la pena dar el grito!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada