dimarts, 20 de maig de 2014

61. A Juan Freixas, mutilado de ambos brazos.


Con nosotros también viniste, un día,
huyendo de fatal persecución?
Por tu temible acción, también podría
atreverse contigo el pelotón?
Alto y delgado, rostro macilento,
paseas lentamente tu silueta;
tu imagen no me deja ni un momento;
tu andar es semejante a una pirueta.
Eres reeducado. Y hábilmente
Mueves los músculos para tu vivir.
Tienes una interior vida silente
Que consite en mirar y en sonreir.
Tus aptitudes son enciclopédicas;
mas contemplaban con piedad mis ojos
que a pesar de tus manos ortopédicas
no podrías matarte los piojos!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada