dimarts, 20 de maig de 2014

59.- A Bienvenido Cardona, auxiliar civil de Intendencia.


.
Al ver tu tremebunda y altiva vehemencia
y al oír tu voz trémula tan apasionada,
se ve, sin que precise tener mucha experiencia,
que eras de Intendencia en tierras de Igualada.
A veces nos deslumbra el fulgor de tu mirada
o bien nos regocija tu cándida inocencia;
a veces vienen ganas de darte una patada
o un aplauso cerrado por tu grandilocuencia.
Mas, desde que marchaste para la enfermería,
tu ausencia lamentamos durante todo el día
o en las alegres pláticas y cantos de la noche.
La chavola está triste, triste está la chavola…
pues no te oímos ya cantarnos la “Amapola” (1)
o historias juveniles explicar “sotto voce” (2).
.
(1) Canción.
Amapola
Canción
Música: Juan Lacalle
Letra: Luis Roldán
De amor en los hierros de tu reja,
de amor esucho la triste queja,
de amor lejos de mi corazón,
diciéndome así, con su dulce canción:
Amapola, lindísima Amapola,
Será siempre mi alma tuya, sola.
Yo te quiero, amada niña mía,
igual que ama la flor la luz del día.
Amapola, lindísima Amapola,
no seas tan ingrata y ámame.
Amapola, Amapola,
¿cómo puedes tu vivir tan sola?
Al ver en los hierros de tu reja,
de amor el albacín de tu queja,
amor que mi amante corazón
el rojo olvidar una dulce ilusión.
(2) Del italiano. En voz baja.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada